Sergio

 Empezó con un Casiotone, descubrió que había sintetizadores más grandes y que, sobre todo, hacen mucho, pero que mucho, más ruido que un Casiotone. Amante acérrimo de poner reverb a cualquier cosa, desde el pollo asado hasta unas judias con patatas.